debate2

Reconocen fiscalistas uso de criptomonedas en Michoacán

ECONOMÍA

Aclararon que no hay una estadística exacta por la confidencialidad en los datos al momento de usarla.

Información Mayra Hurtado

El uso de criptomonedas en México gana popularidad, sobre todo para los inversionistas, prueba de ello, es que nuestro país ocupa el sexto lugar a nivel mundial con mayor adopción de este instrumento, datos de la Encuesta Global de Consumidores de la firma alemana Statista.

El documento publicado a mediados del 2020, indica que 12 % de la población reconoció haber usado criptomonedas.

A través de una rueda de prensa, socios de la Asociación Nacional de Especialistas Fiscales, delegación Michoacán, señalaron que en el estado se tiene conocimiento del uso de esta moneda, sin embargo, aclararon que no hay una estadística exacta por la confidencialidad en los datos al momento de usarla.

David Misael Fuerte Garfias, reconoció que el instrumento que regularmente se usa para hacer pagos rápidos o evitar cargos de transacción es difícil de rastrear o fiscalizar por las autoridades.

Otro de los socios fiscalistas, Helgar Barajas, explicó que su acceso es muy sencillo, “con una inversión desde 100 pesos de puede adquirir una moneda, lo que sin duda ha despertado el interés de los inversionistas”.

Según los especialistas en la actualidad circulan más de nueve mil monedas virtuales con un gran capital, sin embargo es necesario tener cuidado ya que algunas no cuentan con un soporte y se convierten en un fraude.

En declaraciones vertidas a medios de comunicación por Pablo González, cofundador del exchange de criptomonedas Bitso, en México hay 800,000 usuarios utilizando estas monedas, desde el 2009 que surgió hasta la fecha.

Sin embargo, no todo es alentador, las autoridades mexicanas trabajan para evitar que se usen en la prestación de servicios de lavado de dinero, terrorismo u otras actividades ilícitas. La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), cuenta en su portal de internet con un módulo de prevención de lavado de dinero, para que activos virtuales como estas monedas puedan ser fiscalizadas.